Bebiendo el terroir: Valle de Uco

By  |  0 Comments

Hace un tiempo hacíamos referencia a las Indicaciones Geográficas (IG), en esta ocasión describiremos una de las regiones que cuenta con este atributo. Por comenzar preentan la IG Valle de UCo, IG Tupungato, IG Tunuyán e IG San Carlos (todas desde el año 2002), a su vez presentan subcategorías como la IG Vista Flores desde el año 2012; la IG Altamira desde el año 2013 (esta ha causado una gran polémica estos últimos meses) y la IG La Consulta 2014.

Cuenta con una superficie de viñedos de 25.544 Ha. lo cual representa aproximadamente el 16% de la superficie implantada de Mendoza.  Del total el 82% de las uvas son para vinificar. Las blancas de alta calidad tuvieron un aumento del 22%. Las uvas Malbec representan el 46% de las variedades de alta calidad seguidas por Cabernet Sauvignon, Chardonnay y Merlot, entre otras.

Es una región productora joven, pero es la más progresista e interesante de la Argentina. Sus grandes vinos otorgan fama (junta a su vecina Luján) a la región vitivinícola mendocina

Es un valle formado por altas cumbres, que desde su pedemonte, se vuelca en pequeños valles muy fértiles, en donde se encuentra asentada la mayoría de la población. Tiene lluvias no muy abundantes y heladas casi diarias en los meses de junio, julio y agosto.

Su clima es templado, con inviernos rigurosos y veranos cálidos de noches frescas. La temperatura media anual es de 14,2° C y posee más de 25 mil hectáreas de viñedos ubicados al pie de los Andes. El valle es un lugar privilegiado para la producción de uvas y vinos de altísima calidad. La amplitud térmica diaria es de unos 15° C, generando una excelente producción de color y tanino en las uvas. Se crean vinos destinados a una crianza prolongada.

La cuenca del río Tunuyán atraviesa de oeste a este la provincia de Mendoza siguiendo por el paralelo 34º sur. El clima y el agua son factores determinantes en la región de la cuenca. La altitud y la distancia al océano Atlántico, sumada a la presencia de la cordillera de los Andes que actúa como barrera a los vientos húmedos del Pacífico, modelan el clima de la cuenca. El clima tipo continental que existe en la cuenca da como resultado grandes variaciones de las condiciones atmosféricas generando un efecto de estacionalidad considerable.

La región cuenta con interesantes distritos que cuentan con una gran personalidad:

Al sudoeste de Tupungato (al norte del valle) se encuentra el interesante distrito de Gualtallary. Este rincón , desértico y rocoso, ofrece viñedos que trepan hasta los 1.600 metros sobre el nivel del mar. Aquí, en la máxima altura para el cultivo mendocino, las vides gozan de un clima más frío que en otras zonas de la provincia.

Sin embargo, el carácter de sus vinos no se explica únicamente a partir de la altura. El factor clave, a saber, es el perfil de sus suelos: aluvionales, pobres, pedregosos y con una importante presencia de carbonato de calcio y arena. Combo de atributos que permite definirlos como calcáreos y los emparenta con los de Borgoña y Champagne.

Esta combinación final de clima frío y suelos calcáreos da como resultado vinos intensos y a la vez elegantes. El diferencial de los vinos de Gualtallary es la frescura, y esto se debe a la acidez que nos permite conservar el clima y que también aseguran los suelos de tiza.

Un poco más al este se ubica dentro de San Carlos, Altamira (o mejor dicho Paraje Altamira). Está en el corazón del cono aluvional del río Tunuyán, y esto nos permite comprender la heterogeneidad de sus suelos. Durante miles de años, el agua que descendió de la montaña depositó diferentes minerales y compuestos en los suelos de Altamira. Hoy el lecho de este río seco forma el suelo de la viña, y su heterogeneidad resulta evidente. A muy poca distancia, la composición varía de acuerdo a la presencia de arena, limo, piedra y carbonato de calcio. Los suelos de Altamira son calcáreos, aunque más pesados que los de Gualtallary, por eso los vinos resultan grasos y redondos.

En el mismo San Carlos se encuentra otro de esos grandes distritos: La Consulta. El Río Tunuyán fluye a través de la región, trayendo agua fresca de deshielo, tan necesaria para el clima desértico y cálido. La gran altitud combinada con el clima de región provee condiciones ideales para el cultivo de uvas en los viñedos de La Consulta: días cálidos y soleados, noches frescas, poca lluvia y baja humedad. Esta combinación permite obtener uvas con un buen balance de azúcar y acidez, alcanzando la madurez polifenólica.

Rodeado por viñedos, el pueblo de La Consulta tiene una muy fuerte historia vitícola, sumada al invaluable factor humano, características geográficas favorables y creando una región Premium para la producción de vinos de alta calidad. Los suelos son de origen aluvial, de base rocosa y arcillosa, arena y roca en superficie, permitiendo suficiente drenaje y estimulando a las vides a desarrollar raíces fuertes y profundas.

Vista Flores se ubica en el corazón del Valle de Uco. En su interior encontramos una buena variedad de micro-terruños, producto de su proximidad con las montañas y los ríos que cruzan la región de oeste a este. Dependiendo de la altitud y ubicación dentro de Vista Flores y sus principales rios, encontramos suelos de origen aluvional que van de poco profundo y pedregoso a arcillosos y de gran profundidad, inclusive con piedras con presencia de depósitos de calcio.

Podemos dividir Vista Flores en tres regiones principales, con una marcada diferenciación de suelos, producto de sus características geográficas.

Desde la ruta 92 hacia el este, es conocida como el Bajo Vista Flores. En esta área la altitud va entre 950 a 1030 metros al nivel del mar. Los suelos son mayormente arenosos, con arcilla, mucho menos piedras y por lo tanto, suelos menos permeables. También, esta sub-región tiene una amplitud térmica mas amplia. Los vinos de esta región tienden a tener un color violeta mas profundo, un poco mas de fruta fresca y en boca, una acidez mas clara y una estructura menor.

Luego podemos identificar a Vista Flores Central, ubicada entre la Ruta 92 y la calle Clodomiro Silva. Aquí los suelos son exclusivamente aluvionales con una combinación de canto rodado y arena. La amplitud térmica en esta zona es menor entre día y noche, los viñedos mas antiguos de Vista Flores se encuentran aquí. Los vinos tienen mas cuerpo, frutos rojos maduros y una acidez muy balanceada.

Finalmente, hay un Vista Flores Alto, conocido como Chacayes . La altura se encuentra entre los 1.000 a los 1.350 metros. El suelo de Chacayes esta ubicado en una terraza secundaria. Se encuentran depósitos calcáreos en esta región trasladados por deshielo a lo largo del Arroyo Grande durante los últimos 2 o 3 movimientos post glaciares. El suelo es mayormente pedregoso con poca arena y arcilla. La roca esta cubierta de arcilla y contiene caliza activa en 10–15%. La presencia de caliza aporta a los vinos la firmeza de los taninos, elegancia, carácter mineral y fruta muy fresca, combinado con notas florales.

José Laguna // Facebook:/josedaniel.laguna

You must be logged in to post a comment Login