Fuego Blanco: Un vino que aprendió a correr antes que caminar

By  |  0 Comments

Hace un tiempo nos topamos con Fuego Blanco. Un vino procedente del Valle del Pedernal, provincia de San Juan que antes de dar sus primeros pasos en el mercado; ya corría con varios premios y menciones de Patricio Tapia, un premio en el AWA y altos puntos del consultor Tim Atkin.

Solo sabíamos de la existencia de sus dos cortes Malbec – Cabernet Franc y  Malbec – Syrah, pero necesitábamos y queríamos saber más sobre ellos para que los lectores de El Enólogo Argentino, conocieran esas historias y esos datos que nos gusta tanto revelar.

Por ello y porque nos pareció más que interesante la propuesta, decidimos tomar contacto con la gente de Fuego Blanco Wines, lugar donde se elaboran estos vinos y que nos contaran más respecto de este proyecto.

Fue así que nos recibieron Marisel Millán, Nicolás Alemán y el enólogo Pablo Bassin para contarnos un poco más de este fuego lindo que se acaba de encender.

El significado del nombre Fuego Blanco, hace alusión por un lado al fuego que surgía de las piedras que los indígenas golpeaban y frotaban entre sí para poder lograr chispas y crear el fuego y blanco de todo ese cordón nevado que se ve de la cordillera de Los Andes desde el Valle del Pedernal y del blanco de la zona calcárea que se encuentra en los alrededores.

Así con un nombre repleto de historia y habiendo nacido en los casi 1300 mts sobre el nivel del mar que tiene este valle, las 15.000 botellas de alta gama de estos vinos que elabora Pablo, se perfilan para hacer mucho ruido en apenas un mes de su salida al mercado.

Nicolás Aleman, responsable de marketing y comunicaciones, al referirse a este nuevo “hijo” de la bodega bromeaba con que: es un vino que aprendió a correr antes que a caminar, mientras aportaba otros datos del vino respecto de los mercados para los que nace (Bs As, Rosario y Mendoza) y la posibilidad de exportarlo en un futuro cercano.

Por su parte Marisel nos decía que podrían haber ido al Valle de Uco y buscar uvas o comprar vino, pero que si uno conoce el Valle del Pedernal realmente se enamora, que es un lugar  muy lindo y tiene condiciones y expresiones impresionantes que en los vinos realmente se nota.

Así entre halagos y un buen momento acompañado de exquisito vino de características más que particulares,  Pablo, el encargado de echarle mano a las uvas que dan a luz este vino nos comentaba como mediante maceración carbónica, que el junto a un gran equipo van degustando el vino para saber en que momento está listo y que la idea de Fuego Blanco es mostrar en profundidad el terroir del valle y apuntar fuertemente a ello.

Es notable la pasión con la que nos contaron acerca del proyecto y todos coincidieron en que el objetivo era seguir apuntando a hacer en esta línea de vinos productos relacionados a los valles. Mostrar y hacer conocer en profundidad el Valle del Pedernal pero sin descartar la posibilidad de sacar otras líneas de otros valles de la Argentina para hacer mucho hincapié en el terroir.

Llegado el momento más esperado, el de probar los vinos, comenzamos con el Malbec – Syrah y Pablo lo describió  como un vino de color rojo rubí, con tintes violáceos, de intensidad colorante media tirando a alta, producto de la maceración carbónica. En nariz frutos rojos pero se perciben más los cueros del syrah. En boca un vino redondo, fácil de tomar y con un retrogusto fresco.

Nuestra percepción: un vino muy potente, fácil de tomar, con excelente volumen, de fruta muy madura y de taninos suaves, excelente para tomar hasta terminarlo, e ideal para un asado placentero con amigos. Un vino impregnado de sol sanjuanino que forma parte de ese hedonismo que todos los amantes del vino buscamos.

Pasando al segundo vino, el Cabernet Franc Malbec Pablo lo describió como un vino de intensidad colorante alta, limpio, con buena gota. En nariz aparece la tipicidad del CF el pimiento y al fondo en el aroma aparece el mineral con el malbec. De muy buen cuerpo. Astringencia justa. Un vino bastante más largo que el otro.

Nuestra percepción: muy buenos taninos, buena acidez, excelente nariz. Gran presencia mineral como el grafito.

Para finalizar, cabe destacar que como todo buen vino, Fuego Blanco merece ser tomado en una ocasión especial. Por ello los invitamos a que lo conozcan y que nos cuenten que les pareció, y como lo disfrutaron.

 

You must be logged in to post a comment Login