Rosell Boher Brut

By  |  0 Comments

Hace un tiempo, un amigo enólogo me regaló una botella de Rosell Boher Brut. Fue agradecido y guardado esperando encontrar la comida para maridarlo o el momento para ser abierto.

Así fue que días atrás frente a una bandeja de sushi, decidí descorchar esta botella. Debo aclarar que no es de muy de mi agrado la combinación espumante-sushi, soy más bien de vinos tranquilos y en especial de maridar este tipo de comidas con Torrontés. Sin embargo, para mi sorpresa, fue una combinación excelente.

Vamos a hablar de este espumante en particular, proviene de una bodega ubicada en el corazón de Chacras de Coria; obtienen la uva del distrito Los Árboles, Tupungato. Está compuesto por un 60% de Pinot Noir y un 40% de Chardonnay. Elaborado con método champenoise o tradicional. Tiene un tiempo sobre borras de entre 30 y 36 meses.

Los espumantes son un tema complejo, y a la vez son los vinos de los que menos tenemos información o menos atención le prestamos. Y explicarlos sería muy extenso, pero quería aclarar que el tiempo sobre borras es importante por dos motivos: primero el tiempo que pasa en la botella después de la segunda fermentacioon, que es la que produce el gas propio del espumante, se amalgama mejor con la bebida, haciéndolas más elegantes; y segundo, las borras o lías le brindan esa untuosidad y volumen en boca que los hacen interesante.

Este espumante presenta un color amarillo pálido, de burbujas pequeñas, ágiles y espuma persistente. En boca nos encontramos con aromas que recuerdan a pan tostado con manteca, algunas notas a frutas tropicales como el ananá, algo de frutos secos como nuez y almendra. En boca con una entrada dulce, persistente con una buena acidez; de gran volumen. Manteniendo la elegancia en las burbujas, algo chispeante. De final largo, con un retrogusto a pan tostado, durazno y notas cítricas.

Como dije al principio de la nota, es un espumante ideal para acompañar comidas, el mejor resultado como maridaje en las diferentes piezas de sushi fue sin dudas los niguiris de salmón ahumado. Aunque mi recomendación, a nota totalmente personal, los espumantes se llevan muy bien con empanaditas de mollejas.

Mario Azaguate

You must be logged in to post a comment Login