Sabores del Perú

By  |  0 Comments

Al fin comenzamos con la sección gastronomía. Una sección que teníamos en mente desde un primer momento de El Enólogo Argentino y que habíamos estado postergando.

Restoranes para elegir había muchos, millones y que tuvieran al vino como eje principal muchos más. Pero por esas cosas que uno no sabe, el primero en el que nos embarcamos fue en un restaurante de comida peruana llamado Sabores Del Perú.

Llegamos a la calle Aristides Villanueva de la ciudad de Mendoza y nos detuvimos a sacar algunas fotos de la fachada, nos hicimos anunciar y nos recibió la propia dueña Marita (Maribel Vargas) que junto con Rey Tamaris pensaron el proyecto.

Rey-Marita

Marita, desde el minuto cero nos transmitió su pasión por su país, sus costumbres y su gastronomía. Ella en Perú trabajaba en hotelería y turismo, por lo que cuando uno conversa con ella nota perfectamente su forma protocolar de tratar a la gente.

Nos contó que Sabores del Perú está acondicionado al estilo Ancash, y nos hizo una especie de tour por elementos tradicionales que el lugar cuenta, como una cabeza clava de la cultura chavín, la chica del cora, el sol de oro y otros fantásticos elementos que no solo llaman la atención a lo visual sino que cuando uno empieza a conocer su origen y significado cobran un valor mucho más relevante.

Algunos datos curiosos pero importantes son que: las mesas del negocio fueron confeccionadas por un carpintero peruano que viajó a la Argentina exclusivamente a realizarlas iguales que las tabernas peruanas. Que su cocinero y el 90 % del personal también es de origen peruano, cosa que no solo le da una base de tipicidad sino que cuando uno pregunta sobre algún plato cada persona del lugar puede responderle perfectamente acerca del mismo.

Pasada esta introducción, minutos más tarde llegó Rey, y se sumó a la cordial atención que Marita nos venía brindando y empezamos a hablar sobre piscos y a analizar las diferentes botellas de pisco acholado y uva quebranta, pisco mosto verde y pisco Italia.

piscos

Ya sumergidos en un poco de historia, sorprendidos por la decoración y complacidos por la atención nos sentamos en una mesa a disfrutar y analizar la comida.

Primer dato muy a favor es que en la carta uno tiene la red y la clave de Wi-Fi que normalmente en otros restaurantes tiene que pedirla a un mozo o a un encargado. La clave de internet es el teléfono de reserva, algo curioso que hace que uno guarde ese número para llamar cuando quiera volver por ejemplo.

Recepción

Comenzamos a disfrutar una cerveza artesanal Gualta que si bien no es peruana tiene una gráfica que sigue el estilo. Luego antes del primer plato degustamos unos piscos sour realmente exquisitos y bien preparados con los ingredientes originales (pisco, jarabe de goma, limón y angostura) acompañados con unos panes de harina de trigo recién horneados con salsa a la vinagreta (crema, aceite, perejil, ajo y cilantro) Chifle (banana frita) Rizante de rocanto y canchas (maiz salteado)

Cabe destacar que los sommelier y comunicadores presentes por El Enólogo Argentino no pedimos comida a la carta sino que Marita ya había pensado un menú especial para la velada. De igual forma, la carta la pedimos y la analizamos mientras esperábamos los platos previstos.

Primer plato: Papas a la Huancaína

Es un plato regional, se sirve frío. El ingrediente principal es la papa harinosa, la cual se acompaña con una salsa a base de crema de leche, de textura espesa y un color amarillo intenso logrado por el ají panca. La combinación del ají y la harinosidad de la papa nos hicieron deleitar un plato muy sabroso.

Segundo plato: Lomo saltado

La presentación del plato es muy interesante ya que deja ver su abundancia de sabores. El lomo está cortado un tiras salteado con cebollas caramelizadas en aceto, tomates y verdeo. Como todo plato regional peruano siempre se acompaña con distintas verduras, por ello encontramos unas crujientes papas fritas. Para terminar el acompañamiento de estos sabores, una porción de arroz blanco se posa a su lado.

Tercer plato: Ceviche de lenguado

Sin lugar a dudas el ganador de la noche fue el ceviche, no solo por la prolijidad en cuanto a sabores sino también por la excelencia en la presentación.

El lenguado dejo entrever un sabor equilibrado  pero sin perder protagonismo, ya que su cocción  fue maravillosa. Las rodajas de camote, choclo y la cebolla pluma le dan un aspecto muy interesante  para la vista llamando la atención  al apetito. Y si algo le faltaba es la rodaja del ají Rocoto, como si coronara la torre de pescado y verduras, que si el gusto y el comensal lo desea se puede sumergir en este mar de sabores dejando el picor característico de la regionalidad del Perú.

Cuarto Plato: Arroz Chaufa

Es un plato de cocina fusión ya que combina la cocina peruana con la oriental. Su principal ingrediente es arroz, combinado con res, camarones y algunos cubos de verduras. Su toque principal de aromas y sabores es la salsa de soja utilizada.

Postre: Suspiro limeño

Como no podía faltar una gran copa de merengue se monta sobre una crema a base de yema huevo, dulce de leche y canela, dando como finalizado tan exquisito encuentro de sabores, texturas y tradiciones de una cultura muy interesante de increíble gastronomía.

imag

Acompañamos todos los platos con un Chardonay de Familia Zuccardi y destacamos que la carta de vinos tiene un apartado de vinos orgánicos que la hace particular. Aunque también observamos que fuera de ese apartado, si bien los precios están muy acordes a un restaurante familiar, cuyos precios van desde los $60; no están en un orden determinado.

Así finalizamos esta primera jornada gastronómicas excelentemente atendidos y en buena compañía

You must be logged in to post a comment Login