Visita a La Rural – Rutini Wines

By  |  0 Comments

Hoy visitamos la emblemática bodega La Rural y su tan conocido y requerido Museo del Vino. Nos recibió muy cordialmente Eugenio Espósito quién con mucha pasión en su labor, nos mostró la bodega que Felipe Rutini, hijo del fundador Don Francisco Rutini, comenzó a construir en Coquimbito Maipú, hacia 1885.

La visita constó de 4 etapas, divididas en historia, museo, bodega y sala de degustación. Como toda visita de enoturismo la historia del lugar, su gente, y sus viñedos tuvieron un papel importante para entender el porqué de cada cosa que uno va descubriendo con el transcurrir del paseo mientras el asombro y la admiración se van apoderando de uno.

Tuvimos la posibilidad de hablar con dos de los toneleros que se encontraban trabajando. Ambos grandes personas que nos dedicaron un rato de su tiempo y jornada laboral, para contarnos que estaban haciendo y como llegaron a ese lugar. Como el tema nos pareció más que interesante decidimos volver más adelante para hacer una nota exclusiva a tan apasionante oficio.

El llamativo turístico sin duda alguna es el museo que comenzó a forjar el hijo del fundador y que terminó don Rodolfo Reina Rutini en 1977. En él podemos encontrar más de 5000 piezas únicas e irrepetibles. La verdad que para los que amamos las  maquinarias viejas, es como estar en un palacio donde uno se imagina que todo serviría y quedaría perfecto en nuestra propia casa.

Desde un lagar de cuero de buey, hasta máquinas de escribir, bombas para trasegar o herramientas para la confección de toneles, en ese espacio mágico uno puede trasladarse a otra dimensión. Puede imaginar las personas en otras épocas utilizar dichas máquinas y entender la pasión con la que hacían el vino y el gran sacrificio que esto conllevaba.

Recorrimos rincones privilegiados que normalmente no están abiertos al turismo, pero como íbamos en carácter periodístico pudimos conocer lugares que encierran una mística del siglo pasado que hasta el día de hoy se mantiene intacta.

En esos rincones había carteles, damajuanas, maquinas colgadas y varios elementos que a uno indefectiblemente lo sorprenden como un cartel en chapa que decía “Trabajar en calidad es pensar en el futuro”

Dentro del recorrido conocimos la bodega colonial y la nueva creada en el siglo XXI, ambas con sus características que las hacen únicas. Una con sus barrales tallados a mano y sus grandes piletones y la otra con la tecnología que permite lograr la producción de los 10 millones de litros anuales.

Al finalizar con Mario, quien en esta oportunidad acompañaba esta aventura llegamos a la sala de degustación. Allí conocimos al grupo de guías y tuvimos la oportunidad de degustar dos vinos. Uno de ellos fue un Rutini Pinot Noir de añada 2011, con 14 meses de barrica, de color rojo rubí, de aromas frutados y de mediana intensidad y liviano en boca y un Rutini Encuentro Seven Vineyards con uvas realmente delicioso de color rojo intenso, de aromas complejos y maduros y de gran peso en boca con un final largo.

Así en un ambiente propenso para quedarse unas dos horas más terminamos esta primera jornada de enoturismo para El Enólogo Argentino. Fue una agradable y fría mañana que se hizo cálida con las personas que compartieron con nosotros otro pedacito de este largo aprendizaje que culminó con las palabras e invitación para los lectores de Eugenio.

@FacuZelaya

You must be logged in to post a comment Login